miércoles , 22 noviembre 2017
Inicio » especialcancer » Contenidos » ¿Qué es el cáncer? » ¿Qué es el cáncer?
¿Qué es el cáncer?

¿Qué es el cáncer?

Puede sorprenderle saber que todos tenemos cáncer. Todo empieza cuan ciertas células comienzan a diferenciarse de las normales, y crecen y se multiplican de una forma exagerada y anormal; forman grupos que se expanden.

Durante los primeros años de vida de una persona, las células normales se dividen más rápidamente para permitir el crecimiento.

El cuerpo está compuesto por billones de células vivas. Las células normales del cuerpo crecen, se dividen formando nuevas células y mueren de manera ordenada.

Una vez que se llega a la edad adulta, la mayoría de las células sólo se dividen para remplazar las células desgastadas o las que están muriendo y para reparar lesiones.

El cáncer se origina cuando las células en alguna parte del cuerpo comienzan a crecer de manera descontrolada.

El crecimiento de las células cancerosas es diferente al crecimiento de las células normales.

Existen muchos tipos de cáncer, pero todos comienzan debido al crecimiento sin control de células anormales.

En lugar de morir, las células cancerosas continúan creciendo y forman nuevas células anormales.

El hecho de que crezcan sin control e invadan otros tejidos es lo que hace que una célula sea cancerosa.

Las células cancerosas pueden también invadir o propagarse a otros tejidos, algo que las células normales no pueden hacer.

Las células se transforman en células cancerosas debido a una alteración en el ADN.

El ADN se encuentra en cada célula y dirige todas sus actividades. En una célula normal, cuando se altera el ADN, la célula repara el daño o muere.

Por el contrario, en las células cancerosas el ADN dañado no se repara, y la célula no muere como debería.

En lugar de esto, esta célula persiste en producir más células que el cuerpo no necesita.

Todas estas células nuevas tendrán el mismo ADN dañado que tuvo la primera célula.

Algunas veces, la causa del daño al ADN es algo obvio, como el fumar cigarrillos, una alimentación incorrecta. No obstante, es frecuente que no se encuentre una causa clara. A saber.

Las personas pueden heredar un ADN dañado, pero la mayoría de las alteraciones del ADN son causadas por errores que ocurren durante la reproducción de una célula normal o por algún otro factor del ambiente, alimentario, químico, fármacos, etc.

En su lugar, estas células cancerosas afectan la sangre, así como los órganos productores de sangre y circulan a través de otros tejidos en los cuales crecen.

En la mayoría de los casos, las células cancerosas forman un tumor. Algunos tipos de cáncer, como la leucemia, rara vez forman tumores.

Las células cancerosas a menudo se trasladan a otras partes del organismo donde comienzan a crecer y a formar nuevos tumores que remplazan al tejido normal.

A este proceso se le conoce como metástasis. Ocurre cuando las células cancerosas entran al torrente sanguíneo o a los vasos linfáticos de nuestro organismo.

Independientemente del lugar hacia el cual se propague el cáncer, siempre se le da el nombre del lugar donde se originó.

Por ejemplo, el cáncer de seno que se propagó al hígado sigue siendo cáncer de seno y no cáncer de hígado.

Asimismo, al cáncer de próstata que se propagó a los huesos se le llama cáncer de próstata metastásico y no cáncer de huesos.

Los diferentes tipos de cáncer se pueden comportar de manera muy distinta. Por ejemplo, el cáncer de pulmón y el cáncer de seno son dos enfermedades muy diferentes.

El cáncer ya no puede ser visto como algo malo que le sucede a un cuerpo intrínsecamente saludable. Más bien, el cáncer es algo que el cuerpo hace activamente en respuesta a un intrínsecamente poco saludable celular, corporal y medio ambiente planetario.

En lugar de una expresión de la desviación corporal, puede ser expresiva de la inteligencia corporal, y la capacidad de las células para sobrevivir en condiciones que amenazan con destruir las células más allá del umbral crítico más allá del cual la supervivencia es imposible.

Esta perspectiva también arroja luz muy necesaria sobre la naturaleza devastadora de la quimioterapia y la radioterapia.

Los tumores contienen una amplia gama de células, muchas de las cuales son intrínsecamente benignos (nunca llegará a ser maligno o causar daños en el organismo) y algunos de los cuales mantienen las poblaciones más malignas en jaque. Ojo con esto.

Las células invasoras son más primordial en su configuración genética, debido a lo mucho que choque / daños / envenenamiento que se han hecho para soportar durante su ciclo de vida.

Es exactamente estas células, por lo tanto, que son más resistentes a la quimioterapia, y menos probabilidades de morir cuando se exponen a la misma.

La quimioterapia y la radiación, por lo tanto, en realidad matan a las mismas células que no representan una amenaza, y seleccionar por otros más invasivos.

Esto explica por qué en un principio la introducción de la quimioterapia / radiación puede causar la regresión del tumor, pero la pequeña población que sobrevive (incluidas las células madre del cáncer) técnicamente se vuelve aún más fuerte después.

De la misma manera que los antibióticos como la meticilina generaron el monstruo que es resistente a la meticilina Staphylococcus aureus, que crea una población de bacterias con proteínas de resistencia altamente regulados a múltiples fármacos y genes, la quimioterapia y la radiación crear una población genéticamente más resistente de súper-cánceres, y muchas veces es la razón por la cual el paciente muere.

Lamentablemente, en estos casos la muerte se atribuyó a la “quimiorresistente” y el cáncer “radio resistente” y la víctima se culpa, si se quiere, para ser asesinado por el mismo tratamiento que se les decía que iban a morir mucho antes y sin. Toma que les parece esto.

Crecen a velocidades distintas y responden a distintos tratamientos. Por esta razón, las personas con cáncer necesitan un tratamiento que sea específico a la clase particular del cáncer que les afecta.

De aquí que siempre aconsejamos que es de máxima utilidad el uso de la Trofología (Plan trofológico básico o personalizado). Según la gravedad. Si se desea tener la máxima garantía y eficacia terapéutica.

¿QUÉ ES LO QUE LO PUEDE PROMOVER EL CÁNCER?

Al mismo tiempo que se inicia el proceso de alteración de las células a causa de los factores químicos, alimentarios, medicamentos, etc, se inicia el proceso de activación del cáncer.

Pero este hecho, por sí solo, no es suficiente para que en una persona se desarrolle el proceso que desencadena un tumor maligno.

De hecho, los cambios celulares ocurren de manera habitual en nuestro organismo: se producen células precancerosas, aisladas, que el sistema inmunológico busca, encuentra y destruye.

Las células del cáncer se multiplican e invaden los tejidos vecinos o cercanos, y para ello la masa tumoral desarrolla sus propias defensas o barreras y los vasos sanguíneos necesarios para nutrirse.

Algunos alimentos nada recomendables para el ser humano, químicos, por ejemplo, no inician el cáncer pero sí alientan la progresión de las células. Son llamados “carcinógenos epigenéticos”.

La masa tumoral comienza a desarrollarse por la exposición a ciertos alimentos poco recomendables, ciertos químicos, medicamentos indeseables, y continúa creciendo hasta alcanzar un tamaño y una firmeza tales que el propio sistema inmunológico ya no puede controlar.

Nuestro sistema inmunológico desarrolla una variedad de células conocidas como “células asesinas” o “asesinas naturales” (natural Killer). Tienen la capacidad de destruir células tumorales.

Pero si una persona bebe, fuma en exceso, por ejemplo. Se disminuye la capacidad del sistema inmunológico de desarrollar estas células asesinas contra el cáncer, y entonces aumenta considerablemente la posibilidad de que el cáncer continúe su crecimiento libremente.

La combinación de alcohol, alimentación incorrecta y tabaco resulta especialmente desaconsejada: ya que pueden desencadenar y promover el cáncer.

Incluso cuando una masa de cáncer ha desarrollado sus propias defensas y su propio suministro de sangre y nutrientes, por sí sola no suele tener consecuencias fatales como se dice.

El hecho de que una masa de cáncer provoque metástasis, recordemos: son descargas de células cancerígenas que producen tumores secundarios en otras partes del cuerpo, en función de los factores alimentarios, ambientales, medicamentos y químicos a los que esté expuesta esa persona, entre otros.

Mientras algunos alimentos y nutrientes reducen el riesgo de metástasis, otros sin embargo lo promueven.

Una gran parte del problema del cáncer y una razón poderosa para su rápida propagación de manera exagerada hoy en día, es el incremento de la exposición a factores carcinógenos y acidosis del organismo, especialmente a aquéllos que atacan y activan a los genes malos.

Estos son:

• Alimentos muy cocinado, ahumados, quemados, fritos y mal combinados.

• Humo del tabaco.

• Contaminación ambiental.

• Otros humos.

• Contaminación industrial.

• Excesiva exposición al sol.

• Bacterias.

• Virus.

• Radiación ambiental y médica.

• Herbecidas y pesticidas químicos.

• Alimentos acidosis.

• Etc.

Estos y otros factores inducen la producción en el cuerpo de sustancias químicas “oxidantes”, también conocidas como “radicales libres”.

Para poder prevenir y ganar la batalla no hay nada más eficaz como preventivo curativo como lo es la Trofología.

Nunca olvide esto porque puede depender de su vida o de su muerte segura, no hay nada tan eficaz como lo es la Trofología, sea el tipo que sea de cáncer, luego están las demás terapias (quimioterapia, radioterapia y cirugía).

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*